domingo, 16 de diciembre de 2007

Los Papalagi son pobres a causa de sus muchas cosas

Actualmente esos Papalagi piensan que pueden hacer mucho y que son tan fuertes como el Gran Espíritu. Por esa razón, miles y miles de manos no hacen nada más que producir cosas, del amanecer al crepúsculo. El hombre hace cosas, de las cuales no conocemos el propósito ni la belleza.
Y los Papalagi inventan cada vez más cosas. Sus manos arden, sus rostros se vuelven cenicientos y sus espaldas están encorvadas, pero todavía revientan de felicidad cuando han triunfado haciendo una cosa nueva. Y,de repente, todo el mundo quiere tener tal cosa; la ponen frente a ellos,la adoran y le cantan elogios en su lenguaje.

3 comentarios:

Maria Jesús Palmero Navarro dijo...

Tuiavii nos cuenta que queremos crearles necesidad de nuestras cosas materiales, creadas por nosotros mismos en vez de las creadas por Dios, que para los samoanos son las que cuentan.
También le asombra el que los papalagis nos creamos que somos Dios por estar continuamente creando y piensa que el motivo de ello es para no pensar en todo lo que hemos perdido a causa de destruirlo.
Tuiavii nos comenta esta frase - ´´ Es signo de gran pobreza que alguien necesite muchas cosas, porque de ese modo demuestra que carece de las cosas del Gran Espíritu´´- Y los papalagis le damos muy poco valor a las cosas de Dios porque para nosotros son muy pocas, y un papalagi si tiene pocas cosas es pobre o infeliz.

Maria Jesús Palmero Navarro dijo...

Tuiavii nos cuenta que queremos crearles necesidad de nuestras cosas materiales, creadas por nosotros mismos en vez de las creadas por Dios, que para los samoanos son las que cuentan.
También le asombra el que los papalagis nos creamos que somos Dios por estar continuamente creando y piensa que el motivo de ello es para no pensar en todo lo que hemos perdido a causa de destruirlo.
Tuiavii nos comenta esta frase - ´´ Es signo de gran pobreza que alguien necesite muchas cosas, porque de ese modo demuestra que carece de las cosas del Gran Espíritu´´- Y los papalagis le damos muy poco valor a las cosas de Dios porque para nosotros son muy pocas, y un papalagi si tiene pocas cosas es pobre o infeliz.

Anónimo dijo...

Mª Luisa Castro.
El jefe samoano piensa, que los papalagi quieren imitar el Gran Espíritu haciendo cosas y lo más importante está ya creado, el cielo, el sol, el mar, los bosques, las estrellas etc, es inimitable, todo lo demás es superfluo.
Destacaría de este capítulo: “Es signo de pobreza que alguien necesite muchas cosas, porque de ese modo demuestra que carece de las cosas del Gran Espíritu” y “no hacen la guerra para satisfacer su orgullo masculino o medir su fuerza, sino sólo para obtener cosas”.
Pienso que la dependencia de las cosas es el veneno perfecto para perder la INDIVIDUALIDAD.